miércoles, 16 de junio de 2010

Una mirada

Una mirada se cruzó con la mia.... el mundo pareció pararse y en ese instante descubrí unos ojos.... unos ojos que ya conocía, pero que un día había perdido.

Miré dentro y descubrí algo que siempre había tenido en mi memoria, pero que no había vuelto a ver. Descubrí la mirada y dentro de ella descubrí todo un mar de sensaciones, de sentimientos, de ternura, de cariño.... el todo, el infinito... ese lugar donde el tiempo se para y donde nada parece importar.

Esa explosión a cámara lenta, donde puedes observar cada pequeña partícula que sale despedida, cada pequeño trozo del universo que pasa delante de tí. Disfrutando del latir del universo, de su calor y su protección.

Ese momento se hace eterno y mágico a la vez, porque en ese momento, ya nada importa, te sientes llena, completa... una pieza de puzzle que por fin encaja en la maraña de la vida y cuando la ves, ahí colocada, piensas: Por fin te encontré!!

Ahora sólo queda disfrutar del camino, del paso sigiloso donde los susurros entran en el corazón y se quedan para siempre, donde las miradas lo dicen todo y donde no hace falta decir nada.... porque todo está dicho ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario