miércoles, 3 de agosto de 2011

Seguir aprendiendo, reforzar lo aprendido

A lo largo de los años he ido aprendiendo muchas cosas. A nivel didáctico, en cursos, talleres, formación encaminada a aplicarla después en mi vida y que, desde luego, han contribuido a mejorar mi día a día.

A nivel experiencias de vida también he aprendido, sobre todo a decir NO. A perder ese miedo al abandono si no cedía a las exigencias de otros y desde esa posición de "defensa de mi espacio" me he sentido más fuerte.

Estas últimas semanas están siendo un aprendizaje continuo... Algunas vivencias van encaminadas más a reforzar lo aprendido, a darme ese toque de atención para que detecte si de verdad, la enseñanza está integrada o es solo un "deseo" interno.

Es como estar a prueba... aprendes algo y a continuación, cae un exámen que te permite valorar si de verdad lo has aprendido o solo ha quedado a nivel intelectual.

Pero no!! Me doy cuenta de que lo aprendido está integrado de verdad, consigo decir NO a aquello que no veo justo para mí, sin miedo a perder el cariño o la amistad de alguien, sin temor a ser "abandonada" por borde o seria. He aprendido a expresar lo que siento sin más, sin tener que medir tanto mis palabras y sobre todo sin culpas.

El camino a veces parece duro, pero el balance siempre es positivo.

Sigo aprendiendo y sigo reforzando lo aprendido, porque sé que, cada día, cae algún examen nuevo que me permite ser consciente de cuanto he aprendido.

La vida es la mejor escuela.

lunes, 16 de mayo de 2011

III Congreso Nacional de Reiki en Málaga

Estamos a tan solo 5 días de la celebración del Tercer Congreso de Reiki, en esta ocasión en Málaga. Todo está ya preparado, hasta los nervios previos, la sensación de que "algo se me pasa"...

En cualquier caso, será una experiencia humana, personal y profesional perfecta en sí misma, como lo es siempre.

A disfrutar del Congreso!!

sábado, 19 de febrero de 2011

Se acaba el invierno...

Aunque no lo parezca, justo este fin de semana está lloviendo casi en todo el país y sin embargo... se nos acaba el invierno, se nota en la luz, en el ambiente y en el ánimo de la gente... me encanta la llegada de la primavera, es como volver a nacer y dar lugar a que nuevas y maravillosas aventuras lleguen a tu vida... así que...

- Despídete del invierno con alegría
- Descansa y coge fuerzas para la nueva estación
- Disfruta de las tardes de domingo con mantita y pelicula
- Ama, rie y llora todo lo que necesites, llegarás más ligero/a a la primavera

Hoy es Siempre!

miércoles, 23 de junio de 2010

Nuevo Podcast de "Emociónate" y Novedades

Aquí os dejo el enlace al podcast del programa de ayer martes día 22 de Junio. Como sabéis, cada martes tenéis la posibilidad de oirlo en directo a las 19.30 h. a través de http://abjradio.webs.com y además, participar en el chat, comentar vuestras experiencias y compartir un rato con los demás oyentes.

A las 20.00 h. tenemos meditación - relajación on line, donde cada día trabajamos un aspecto diferente. El tema del programa de ayer fue "crear felicidad" Tenéis la meditación a partir del minuto 35 aproximadamente.

Y como siempre, amenizado con música que acompaña al tema del día. En esta ocasión pudimos disfrutar de música fresquita y movida, para dar la bienvenida al verano.

Ahí podéis escucharlo on line: http://www.zshare.net/audio/77533498c13b2efa/

Además, quería anunciaros y compartir con vosotros que, a partir de la próxima semana, mi participación en ABJRadio será doble. Los martes, como siempre, con emociónate, en el que será nuestro septimo programa.

Pero además, los miércoles, empezaré un nuevo programa "Universo y Vida", dedicado especialmente a Reiki y otras terapias. También tendremos una pequeña relajación guiada y profundizaremos en Reiki y terapias complementarias.

Ya lo sabéis...

martes 19.30 h. Emociónate
miércoles 20.30 h. Universo y Vida

Os espero en abjradio (http://abjradio.webs.com)

Un abrazo

lunes, 21 de junio de 2010

Ser o no ser.... reikista

Me dedico a hacer reiki desde hace más de 10 años. Una actividad que, en aquél entonces pasaba desapercibida y apenas ocupaba una parte pequeña de mi tiempo y pensamiento. Casi no la compartía con nadie, por creencias, por miedo y por vergüenza y que, poco a poco, con el paso de los tiempos ha adquirido una importancia evidente en mi vida, hasta el punto de dedicarme a ello de manera exclusiva como medio de vida.

A lo largo del camino he ido observando como muchas personas iban conociendo esta técnica. Personas de todas partes de España y del mundo entero. Reiki es una técnica japonesa, sin base científica y con pocos datos fidedignos sobre su verdadera procedencia. De modo que, a lo largo del tiempo ha sufrido modificaciones, por el uso personal de cada uno, creencias, modos de vida y porque no decirlo, egos propios de quienes creen que, ser reikista es un don especial.

La base de la técnica consiste en la canalización de energía universal, a través de las manos del terapeuta hacia sí mismo o hacia terceros, con el fin de reequilibrar nuestro sistema energético y por ende, el resto de nuestros sistemas, físico, mental, emocional, etc.
Todo el mundo puede, mediante un curso, aprender a canalizar y dependerá después, del uso y la práctica de cada uno. Avanzar en los niveles, practicar, experimentar y sobre todo, sanarse a uno mismo serán las características que todo reikista querrá seguir y que sucederá casi de manera natural.

Reiki es una herramienta, no más. Sirve para ayudarnos a equilibrarnos y para hacernos la cotidianidad un poquito más fácil. No es milagroso, no resucita muertos ni imprime voluntades en quienes lo practican. Tampoco nos libra de problemas, ni de pagar nuestra hipoteca, facturas, de trabajar o de tener contratiempos inesperados. Solo está en nuestra vida para proporcionar ese equilibrio necesario para seguir batallando con la vida.

Como Reiki, existen otras terapias: meditación, flores de bach, talleres de crecimiento personal, etc. cuyo fin es el mismo que Reiki, facilitarnos la vida, mejorar como personas y vivir la vida lo más feliz que podamos.

Además de estas terapias tenemos otras herramientas que nos ayudan igual: buen humor, mentalidad positiva, amistades, vida social, relaciones de pareja, amor de nuestros semejantes… son herramientas, elementos indispensables en nuestro día a día que nos diferencia del resto del reino animal.

Los tiempos avanzan, para la medicina, la técnica, la física, la mecánica y como no, también para reiki y resto de terapias. La gente evoluciona y tiene necesidades nuevas. Igual que la ciencia se adapta a las nuevas necesidades, reiki también parece adaptarse a lo que necesitamos, pero no olvidemos que sigue siendo lo mismo, canalización de energía universal a través de las manos. Nuevos símbolos aparecen, nuevas formas de canalizar, nuevos maestros que afirman haber encontrado una “puerta” que potencia la capacidad canalizadora… todo cambia y lo viejo, si no se renueva, se queda atrás, parece obsoleto e inservible.

Con esta nueva filosofía de la invención por avanzar, nos encontramos corrientes filosóficas y terapéuticas que más bien parecen sacadas de películas de ciencia ficción. Algunas basadas en técnicas sencillas, como Reiki. Otras mucho más elaboradas exigen incluso el cumplimiento de ciertas “normas”, como formas de vestir, de comer, de hablar o caminar.

¿Por qué llegué yo a Reiki y a las terapias complementarias? Para hacer mi vida un poco más fácil. No quiero complicarla con normas, formas de vestir o vivir. Me gusta mi vida, solo pretendo facilitarla un poco con algo que me haga sentir bien.

Una de esas nuevas corrientes, dentro de las terapias, parece que es la “seriedad”
Ser espiritual está reñido con la risa, al menos así parece en muchos (muchísimos) casos de terapeutas de todos los estilos que han adoptado la imagen de ser superior y espiritual que no sonrie porque no necesita expresar sentimientos. Claro, tampoco sienten rabia, ni miedo, ni tristeza. Si les pisas un pie, ni se inmutan, su elevada conexión con lo divino los pone fuera del alcance de cualquier dolor terrenal y físico. Asimismo, también están alejados de cualquier placer que este mundo físico nuestro nos proporciona. Amor, pasión, deleite culinario y otras muchas sensaciones que, en contacto con la realidad puedes disfrutar sin límites.

Te hablan desde el AMOR incondicional, pero se sobresaltan cuando una afirma que disfruta de una buena sesión de sexo o de una jornada de risas sin fin. Te hablan de la reconexión con el dios que llevamos dentro pero siempre desde la sobriedad. Proclaman ser instrumentos de Dios o de Jesús, de la energía divina y poderosa pero juzgan y critican a todo aquél que no es como ellos. Pueden llegar a tirar por tierra los meses de terapia de alguien que, sin saber expresarse en términos “esotéricos” pide consuelo o ayuda ante un problema tan mundano como el alcohol, drogas o tabaquismo.

Critican sectas y seguidores, gurús y maestros iluminados y sin embargo, se comportan como tales, con su secretismo, elitismo y apartándose de todo y todos los que no piensan igual. No aceptan las críticas, te acusan de moverte por tu ego si lo haces, pero ellos no muestran la mínima señal de humildad en sus aseveraciones.

Mantienen un rol de “perfección” encubierta por lo que no cuentan. Nunca se enfadan, y si sufren, no pasa nada, es parte del proceso. Parece que convertirse en mártir es la nueva propuesta para ser perfecto. Cuando más se sufre, más parece que se logrará en el camino de la iluminación, en la limpieza del karma o en la sanación de vidas pasadas.

Yo soy sencilla, amo las cosas básicas. Una reunión entre amigos, en un bar lleno de gente, con humo de cigarrillo y música que te hace vibrar por dentro. Adoro un día de sol, para pasear con mi hija, mientras peleo con ella para que se ponga la chaqueta. Adoro montar en moto y reirme a carcajadas ante las chorradas que se dicen cuando después de 2 copas se sueltan las barreras.

Me gusta tomarme la vida con alegría, elegir en cada paso que doy como quiero vivirlo. Tal vez no pueda elegir lo que ocurre a mi alrededor, pero si puedo decidir como quiero vivirlo y afrontarlo. SI PUEDO decidir ser feliz en cada instante, aun cuando la situación requiere de toma de decisiones importantes. Para sentir mejor, para ser mejor o para conectar más con nuestro yo interior NO necesito despojarme de mi humanidad, de mi yo terrenal, de mis aficiones y creencias, equivocadas o no.

He leído y visto como se predica humildad, solidaridad y amor al prójimo. He leído y visto como muchos se jactan de darse a los demás, de estar aquí con la única misión de ser un servidor “de la luz” y cuando tienes un mal día y dices abiertamente que estás enfadada con el mundo se rasgan las vestiduras y casi te mandan a crucificar por sacrílega.

Tolerancia, respeto, son palabras que deberían acompañar a un reikista. Pero la realidad es que esos valores se encuentran mucho más a menudo en personas “normales”, esas que parecen no tener el cielo ganado, ni que vayan en busca de la iluminación. Esas que ves cada semana en tu lugar de reunión, esas que, sin pedir nada a cambio, te ofrecen un asiento a su lado para que les cuentes como te va la vida, sin críticas, sin juicios, solo porque… eres su amiga… solo porque…. Eres un ser humano.

Conozco a muchos reikistas… y a un montón de “no reikistas” si tuviera que elegir. Me quedo con la gente “normal”, con aquellos que disfrutan de una tarde de sol en medio de una plaza atestada de gente sin importarle si sus chakras se desestabilizan por el ruido pero que se encargan de escuchar cada palabra que cuentas para tratar de darte el apoyo que necesitas. Me quedo con la gente NORMAL, porque si para ser un iluminado, si para trabajar desde ese mal entendido amor incondicional he de renunciar al amor terrenal, a la pasión, a la risa, a la cordura, a la tolerancia y a la humildad… yo dimito como reikista y me quedo en ser humano raso, sin galones, sin títulos, sin nada más que dos manos para abrazar a quien llora de soledad.

miércoles, 16 de junio de 2010

Una mirada

Una mirada se cruzó con la mia.... el mundo pareció pararse y en ese instante descubrí unos ojos.... unos ojos que ya conocía, pero que un día había perdido.

Miré dentro y descubrí algo que siempre había tenido en mi memoria, pero que no había vuelto a ver. Descubrí la mirada y dentro de ella descubrí todo un mar de sensaciones, de sentimientos, de ternura, de cariño.... el todo, el infinito... ese lugar donde el tiempo se para y donde nada parece importar.

Esa explosión a cámara lenta, donde puedes observar cada pequeña partícula que sale despedida, cada pequeño trozo del universo que pasa delante de tí. Disfrutando del latir del universo, de su calor y su protección.

Ese momento se hace eterno y mágico a la vez, porque en ese momento, ya nada importa, te sientes llena, completa... una pieza de puzzle que por fin encaja en la maraña de la vida y cuando la ves, ahí colocada, piensas: Por fin te encontré!!

Ahora sólo queda disfrutar del camino, del paso sigiloso donde los susurros entran en el corazón y se quedan para siempre, donde las miradas lo dicen todo y donde no hace falta decir nada.... porque todo está dicho ya.

Mi momento

En la oscuridad de la noche te esperaba. Cada paso que oía, hacía que mi corazón se acelerara esperando ver tu sonrisa tras las sombras. Cada minuto se hizo eterno y sólo deseaba ver tu mirada y descubrir mi corazón en ella.

Al final, cerré mis ojos, abatida, dejando que mi mente buscara tu mirada... y ahí estaba, escondida en alguna parte, esperando tan sólo a ser descubierta. Siempre está ahí, porque siempre estuvo ahí... porque forma parte de mí, formas parte de mí.

Cada átomo de mi ser late contigo, y en cada latido, sólo el universo me acuna... porque teniendo tu mirada lo tengo todo. Y el lo sabe, y me brinda esta oportunidad, para dejar que todo se pare durante un segundo... ese preciso segundo en el que nada más puede importar... sólo este momento. Mi momento... y el tuyo.